Calumnian al doctor García Barrientos

0

PODER POLÍTICO

Por Ciriaco Navarrete Rodríguez

En efecto, el doctor Alejandro García Barrientos, entre los hombres públicos del gobierno, es uno de los más cercanos al pueblo tamaulipeco, sin embargo, dicho sea coloquialmente, no falta una mosca en la sopa, y entre sus colaboradores, surgió un flojonazo que, lo acusa de hostigamiento severo, a tal grado de que asegura que como consecuencia, ya se volvió diabético, cuidado, porque quien lo está aconsejando para proferir tan delicadas acusaciones, no sabe que ese es un delito grave, que jamás podría comprobar ante la autoridad judicial.

El hecho de mentir como lo hizo el quejoso, cuyo nombre no lo menciono para no echarle más tierra a su ingenuidad, y que conste que lejos de refutar, en mi calidad de Biólogo profesional, le aconsejo que se meta a la Página Web del Grupo Tonal de México y del Mundo, como yo ya lo hice en el año 2005, para que compre la lista de alimentos que se necesitan para alimentarse de acuerdo con su tipo de sangre, y de esa manera, prolongar su vida a pesar de su diabetes.

Al final de este trabajo editorial, aparece mi correo electrónico y mi Facebook, para que, si a bien lo tiene, se contacte conmigo para poder orientarlo de manera más

rápida y con alto aprecio, porque como presidente que soy de la ONG “Acción Ciudadana de Tamaulipas, A. C.”, y también como experto en derecho, adicionalmente lo aconsejaría, para que no se deje engañar, por los enemigos del doctor Alejandro García Barrientos.

En lo personal, y después de acumular experiencias académicas y jurídicas a lo largo de más de sesenta años, estoy en condiciones de entender los malos oficios de quienes quieren socavar la fuerza política del gobernador Francisco Javier García Cabeza de Vaca, quien, en su calidad de primer panista de Tamaulipas, actualmente es el blanco más notorio para tirarle de mil maneras.

Desde luego que las luchas políticas son lícitas, pero la ciudadanía debe cuidar de que no metan a nadie en el cajón de la criminalidad, porque ese escondite, es tan peligroso, que eventualmente se puede convertir en cárcel, y por eso, me permito aconsejar a la gente, para que no se deje llevar por la irracionalidad causada por la ira personal, o surgida de las mentes criminales que añoran algún cargo de elección popular, en la no muy lejana contienda electoral.

Ya es tiempo de cultivar esas mentes ajenas a los saberes verdaderos de la justicia, a efecto de que no enrolen a personas inocentes en su sucias luchas políticas, y cuidado, porque esos malos compatriotas son capaces de ofrecer hasta su honra íntima, con tal de conseguir sus objetivos, propósitos y metas, si es las tienen, porque existe el peligro que estén perdidos en las ilusiones del dinero, y tal vez ya perdieron hasta la honorabilidad corporal.

Y que conste que no sólo me estoy refiriendo a los hombres ambiciosos, porque también hay mujeres que saben entrarle al toro, sin importarles ser cornadas en “salva sea la parte”, y desde luego que la mayoría son mujeres honorables, pero una cuantas, muy pocas, desde tiempo inmemorial, han manchado el honor del sexo femenino.

Y que conste que, a mis 78 años de edad, no me estoy refiriendo al derecho universal que las mujeres y los hombres tenemos, para disfrutar de nuestra sexualidad, y para ilustrar mi dicho, me permito contarles un chascarrillo de un suceso muy norteño:

“Resulta que Lolis, la única hija del matrimonio formado por doña Cuca y don Pomposo, después de una año de su fiesta de quinceañera, pidió a sus papás que le permitieran ir a la boda de Tere, que era una de sus amigas más cercanas, a lo que doña Cuca, su mamá, acepto de inmediato, y, su señor padre, don Pomposo, también aceptó, pero le aconsejó: Mira mi hijita, cuando andes bailando con algún “pelao”, no dejes que meta su rodilla entre tus piernas.

Don pomposo, muy afanoso, agregó: Si el “pelao” te gusta, y te invita a ver las estrellas a la terraza, ten mucho cuidado, porque no queremos que deshonres a nuestra familia con un embarazo no deseado, a lo que, Lolis contestó: Papito, te

aseguro que me cuidaré como tú lo deseas. Pero denme su bendición y ya me voy a la boda de mi gran amiga Tere.

En la noche, cuando Lolis regreso de la boda de su amiga Tere, sólo su mami Cuca le abrió la puerta, porque don Pomposo, su señor padre, ya estaba en el quinto sueño, sin embargo, a la hora del almuerzo, el padre de Lolis, intrigado le pregunto a su hija Lolis, cómo había disfrutado del baile.

Lolis, muy seria y segura de si misma, le relató a su papá, los pormenores de aquella fiesta, y que pasó, preguntó Don Pomposo, ¿te encontraste con algún pelao que te gustó? A lo que Lolis contestó que sí, y no pudo esconder su sonrisa de satisfacción, y muy decidida le dijo al interrogante. Sí papíto, pero cuide mucho el honor de nuestra familia, porque cuando mi amigo Jorgito, me llevó a la terraza a ver las estrellas, casi ni las vimos, me acarició tan bonito, y cuide la honra de nuestra familia, pero no me pude aguantar, y yo lo violé, así que la deshora quedó el su familia.

Con ese chascarrillo, quien lo compuso, retrata de cuerpo entero, la naturaleza de la sexualidad humana, lo cual, es una necesidad universal porque a todas y a todos nos sucede, incluidas las y los homosexuales, que también son seres humanos, y que por fortuna en México, ya alcanzaron su muy merecido reconocimiento legal, los felicito.

Finalmente, debo insistir en el uso y cuidadoso apego a los saberes verdaderos, para evitar comprometerse jurídicamente en problemas penales, civiles, laborales, o mercantiles.

Facebook: Ciriaco Navarrete Rodríguez

Correo: ciriaco_mexico@hotmail.com

Comments are closed.