Tamaulipas, paradigma de salud universal

17

Por: Ciriaco Navarrete Rodríguez

La gran sensibilidad social de las autoridades gubernamentales, tanto federales, como estatales, ha permitido que Tamaulipas esté convertido en un destacado paradigma de salud universal, porque tanto el gobernador francisco Javier García Cabeza de Vaca, como su esposa Mariana Gómez, presidenta del Sistema para el Desarrollo Integral de las Familias (SDIF), y particularmente, la Secretaria de Salud, doctora Gloria de Jesús Molina Gamboa, mujer distinguida con elevados niveles académicos y experta en el Servicio Público, siguen demostrando su gran compromiso con la protección sanitaria de las familias tamaulipecas.

Pero también es justo destacar que el doctor Alejandro García Barrientos, Subsecretario de Promoción y Prevención de Salud, en el Estado, de manera muy dinámica está dando cumplimiento con elevado profesionalismo y entusiasmo, a sus tareas de promoción y prevención de la salud en beneficio de las familias residentes en los 43 municipios que integran la geografía política del Estado de Tamaulipas, porque no solamente supervisa las doce Jurisdicciones Sanitarias, sino que personalmente se ocupa de orientar a personal responsable de atender los servicios de salud.

Esas tareas el doctor García Barrientos, me consta que las atiende todos los días, lo mismo en las oficinas centrales de la Secretaría de Salud, que en sus tareas de campo que realiza en cada una de las referidas Jurisdicciones Sanitarias, pero además, asegura que no se siente satisfecho con el cumplimiento de las tareas en mención, porque considera que es muy necesario ofrecer más información a la sociedad, en relación con las grandes bondades de los servicios que ofrece la Secretaría de Salud.

Y por otra parte, el galeno en mención confiesa su gran preocupación por fomentar un mayor acercamiento con las familias tamaulipecas, con la finalidad de que todos los trabajadores de la salud, tanto estatales como federales, además de sus tareas cotidianas, también se ocupen de aconsejar las más convenientes prácticas preventivas, y en su caso curativas, que cuenten con el respaldo de las ciencias médicas, y de los conocimientos biológicos, a efecto de asegurar la salud personal, familiar y comunitaria de toda la población.

Esas verdades son las que nos permiten conocer con mayor precisión, tanto las ventajas como las desventajas de la prevención sanitaria y la curación de los pacientes, porque en materia preventiva nos debe quedar bien claro que debemos principiar por cuidar esmeradamente nuestra higiene personal, la de nuestra ropa, el calzado, y todo lo concerniente al pronto lavado de las vasijas, los platos, tazas, vazos, cuchillos, tenedores, y demás utensilios que usamos para consumir nuestros alimentos.

Eso último, es demasiado importante, porque hay que saber que en los residuos de alimentos que dejamos en las vasijas y en los utensilios referidos, asómbrese, porque constituyen un pligrosísimo caldo de cultivo en el cual, las bacterias y demás microorganismos, después de los primeros 10 minutos, inician su exponencial reproducción en millones “crías”.

Por otra parte, imagínese los miles de millones de microorganismos causantes de diversas enfermedades, los cuales, diariamente se reproducen en los sucios y fétidos depósitos de basura que utilizamos irresponsablemente en casa, y tan solo al acercarnos a ellos para vaciar la basura acumulada en los cestos del servicio sanitario, de los dormitorios y el cesto de la cocina, así agregamos las bacterias y microbios en general que ya se reprodujeron por millones, tanto en el papel sanitario, como en los residuos de comida, lo cual, es necesario conocer con la finalidad de que contribuyamos seriamente a la protección de la salud de propios y extraños.

También hay que saber que tanto en el interior como en la parte exterior de la estructura física de nuestra vivienda, también es muy importante evitar los focos de infección y contagio que se generan en las paredes humedecidas, donde se desarrollan diversas variedades de hongos, cuyas esporas, son causantes de diversas enfermedades respiratorias, como el asma en sus diversas variedades, algunas de las cuales, suelen ser mortales.

Así lo dio a conocer de manera reciente, una investigación realizada por científicos británicos, quienes encontraron las causas de las enfermedades asmáticas, algunas de las cuales se habían considerado como incurables, y hasta mortales, pero en adelante, los pacientes crónicos, ya pronto podrán ser curados.

Y a propósito de enfermedades catalogadas como incurables, desde siempre se han convertido en una cantera de caros negocios de curanderos, brujos y

supuestos clarividentes charlatanes, quienes usan un lenguaje seductor y muy convincente, para que las familias, y los propios pacientes caigan en sus redes deshonestas, porque les hacen pagar abultadas cantidades de dinero, a tanto los engañan, que se han dado casos en los que han vendido hasta sus casas, y su ganado, para pagarles a esos charlatanes, que actúan impunemente.

Lo irónico es que no hacen sus engaños a escondidas, porque hasta cuentan con programas de radio y de televisión, en donde utilizan a sus cómplices pagados, por medio de los cuales ofrecen falsos testimonios con los cuales, suelen convencer a numerosas víctimas, a las que les dicen que están siendo afectados por maleficios y brujerías, y que necesitan ser entrevistados en privado para que empiecen su tratamiento.

Y según numerosos testimonios que he recogido a lo largo de muchos años, la historia se repite, porque todos coinciden en que esos charlatanes, les dicen que su vida está en peligro, pero inicialmente se les tienen que pagar varios miles de pesos, para hacerles las curaciones a base de rezos, inciensos e invocaciones tanto religiosas como demoniacas, porque supuestamente sólo de esa manera serán curados, al quitarles los maleficios que les están causando las enfermedades que están padeciendo.

Ojalá que, en honor a la honestidad, así como a las bondades de los avances científicos, tanto los legisladores federales, igual que los estales, por fin se les ocurra legislar para erradicar la referida charlatanería.

Es cierto que hay leyes para juzgar y castigar por semiología fraudulenta, a esos charlatanes, pero se necesitan normas concretas y mucho más severas. E´mail: ciriacoinavarrete_1941@yahoo.com.mx

Facebook: Ciriaco Navarrete Rodríguez.

Comments are closed.